miércoles, 30 de diciembre de 2009

Sigue México calificado como extremadamente peligroso para periodistas

En el caso de México al igual que en Afganistán y Somalia el mayor problema es el de reporteros secuestrados

Según Reporteros Sin Fronteras, los reporteros mexicanos, como los de Afganistán y Somalia son a nivel mundial los más vulnerables de ser secuestrados

BALUN CANAN,CIUDAD DE MÉXICO.- Por el número de periodistas muertos, secuestrados, amenazados, detenidos o censurados México ocupa el sexto lugar de agresiones en contra de quienes ejercen esa profesión, tan sólo por debajo de la labor que realizan en Filipinas, Somalia, Rusia, Pakistán, Irak, dio a conocer la organización Reporteros Sin Fronteras. Al hacer público su informe anual, la organización informó que las coberturas en elecciones "cuestionadas" y sobre la guerra, que incluye la que se vive en México contra el narcotráfico, ha dejado en el mundo 76 periodistas asesinados en 2009, lo que representa un incremento de 26 por ciento.

Bajo el nombre de "Guerras y elecciones cuestionadas: temas de mayor peligro para los periodistas", el secretario general de reporteros Sin fronteras, Jean-Francois Julliard, aseguró que "menos conocidos que los grandes reporteros por la opinión pública internacional, son sin embargo esos periodistas locales quienes todos los años, pagan un precio mayor para garantizar nuestro derecho a estar informados de los conflictos, la corrupción o la destrucción del medio ambiente".

En el documento de siete cuartillas asegura que el año 2009 estará "marcado por dos acontecimientos dramáticos", la mayor matanza de periodistas llevada a cabo en una sola jornada, la de los 30 profesionales de los medios masacrados por la milicia privada de un gobernador del sur de Filipinas; y una oleada sin precedentes de detenciones y condenas de periodistas y bloggers en Irán, tras la contestada reelección del presidente Mahmud Ahmadinejad.

También refiere que para escapar a la cárcel o la muerte, cerca de 160 periodistas de todos los continentes emprendieron el camino del exilio, a veces en condiciones muy peligrosas.

Reporteros gráficos iraníes atravesando la frontera hacia Turquía para escapar a una detención, o reporteros radiofónicos somalíes huyendo a los países fronterizos para evitar una muerte segura; una serie de profesionales que son otros tantos intermediarios informativos y a los que se intenta silenciar por todos los medios.

"Las guerras y las elecciones han sido las principales amenazas para los periodistas en 2009. Cada vez resulta más peligroso cubrir un conflicto, en la medida en que se convierte a los periodistas en objetivos y corren el peligro de ser asesinados, o de que les secuestren.

Pero también puede resultar peligroso hacer este trabajo en período electoral, con el resultado de que se puede acabar en la cárcel o en el hospital. En países poco democráticos ha sido particularmente importante, en 2009, la violencia en los períodos anteriores o posteriores a las elecciones".

En el recuento, señala que en el caso de México al igual que en Afganistán y Somalia el mayor problema es el de reporteros secuestrados.

Resalta que son cada vez son más numerosos los bloggers y sitios de Internet alcanzados por la censura y la represión.

"Hoy no existe prácticamente ningún país que escape a este fenómeno", cada vez que Internet o los nuevos medios de comunicación (redes sociales, teléfonos móviles, etc.) juegan un papel preponderante en la difusión de informaciones, cambian las tornas a peor. Ahora los bloggers están tan vigilados como los periodistas de los medios tradicionales".

En todo el año, en 60 países se han realizado censuras en internet; 1 blogger resultó muerto; y, otros 151 blogger y ciberdisidentes han sido detenidos.

Además de los 76 periodistas asesinados en 2009 se reportaron también 33 profesionales de medios secuestrados; 573 detenidos; mil 456 agredidos o amenazados; 570 medios de comunicación censurados; 157 periodistas que tuvieron que abandonar su país; 61 han sido agredidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios